La Fundación Amiguitos Royal ha sido para mis hijos y para mí un segundo hogar porque las personas que trabajan allí nos brindan un gran servicio. Cada persona que llega es tratada por igual… con mucho amor. Ellos trabajan por el bienestar de cada uno de los niños.
En mi vida personal, llegué cuando mi hijo mayor tenía dos años, yo me encontraba con 4 meses de embarazo y mi esposo estaba sin trabajo; en la Fundación me apoyaron con el curso de gestante, hasta el final de mi embarazo compartí con ellos. A parte de mi embarazo, en la Fundación fueron un gran apoyo en el proceso de recuperación de mi hijo después de su cirugía; porque siempre están pendientes del desarrollo de los niños. Hoy en día mi hijo mayor tiene 7 años y aun comparte muchas cosas de su vida con otros niños de la Fundación. Mi otro hijo hijo asiste al programa Creciendo con amor y es un niño feliz porque recibe amor de su profesora y década una de las personas que allí trabajan.
Mis hijos tienen un buen crecimiento y desarrollo, están rodeados de cariño gracias a nuestro segundo hogar, creo la fundación es un segundo hogar para mis hijos, para mí y para más de una familia.
No se que seríamos sino tuviéramos a la Fundación Amiguitos Royal

Attachments