Hace ya unos meses mis hijas y yo hemos hecho parte del un grupo privilegiado de binomios que reciben apoyo nutricional en la Fundación. Desde mi llegada, estando en gestación y con mi hija Sara en condición de bajo peso hemos visto las bendiciones que todo el grupo de personas que conforman el talento humano de la Fundación nos han brindado. La gestión de la Fundación es valiosa e importante, incluye la mano amiga que con cariño nos ha ayudado y el seguimiento que detrás de ello implica la enseñanza y el control de todo un proceso para que los niños reciban la nutrición adecuada.

En mi caso particular, llegué cuando tenia alrededor de 30 semanas de embarazo con bajo peso y mi hija de 18 meses al igual con un cuadro de bajo peso, y tocar esa puerta fue lo mejor que nos pudo suceder, nos vinculamos como binomio y gestante recibiendo alimentación que incluida en los primeros meses desayuno y almuerzo, esto acompañado de un control por parte del pediatra para mi hija y seguimiento de mis controles prenatales. Esto se vio reflejado en el peso de mi pequeña al nacer que gracias a Dios y a la Fundación nacio a termino con un peso de 3010 gramos.
Adicionalmente, el amor que trasciende por parte de las profesoras, las directivas y personal que nos atiende hace parte fundamental de una tarea conjunta y maravillosa. Recuerdo con mucho afecto cada taller, cada momento que como la navidad de manera especial llego con sorpresas llenas de cariño, cada detalle que han tenido con mi familia que se compone de 4 hijos; como madre cabeza de hogar les estoy profundamente agradecida.
Me considero parte de esta institución… parte de esta gran familia.
Mil y mil gracias!!!

Nidia Rubiano Ordoñez