Nuestra Mirada

En la Fundación Amiguitos Royal hemos adoptado una mirada apreciativa del ser humano, es decir la capacidad de privilegiar lo que funciona en una situación o en un sistema de relaciones y también la posibilidad de encontrar lo mejor en los otros como clave fundamental para afrontar el mundo y resolver sus diversas situaciones.

La mirada apreciativa se crea en el lenguaje afectuoso que permite crear en los niños la capacidad de valorarse, estimular la autonomía, el desarrollo del pensamiento reflexivo y la creación de relaciones armoniosas con los demás.

Por ello, nuestra propuesta se fundamenta en la creación de espacios seguros, nutritivos, afectuosos y estimulantes que permitan a los niñ@s y sus familias una mirada apreciativa del mundo y de sí mismos, estos ambientes son:

    En los que se promociona la alimentación balanceada y la recuperación del proceso de nutrición como un acto amoroso que atraviesa la cotidianidad de las familias, fortalece la creación de vínculos y la vida comunitaria.
    Promuevan el aprendizaje sobre la importancia de hábitos higiénicos y estilos de vida y consumo alimentario más saludables y que involucran el manejo, la preparación y el consumo de los alimentos, hábitos de autocuidado en la vida cotidiana, la promoción del consumo de agua y la actividad física, el cuidado y la organización de la vivienda y la interacción armónica con el medio ambiente.
    Porque promueven la confianza y el diálogo tranquilo y la libre expresión de los niñ@s y sus familias, es decir que permitan el reconocimiento y la legitimación de cada niñ@ en su individualidad, con la posibilidad de la equivocación y la transformación de los desaciertos en oportunidades para el aprendizaje.
    Donde los niños logran establecer vínculos armónicos y perdurables con sus pares, cuidadores, con la familia y la comunidad, que estimulen el desarrollo de talentos, habilidades y sus propios ritmos de aprendizaje. Esta postura implica abandonar el lenguaje de los déficits y de la comparación y la adopción de un lenguaje centrado en lo bueno, lo que se está haciendo bien, lo que funciona y los sueños y metas de las personas.
    Porque ofrecen diversas posibilidades para el aprendizaje, es decir diseñados para favorecer la creatividad, la recursividad, la iniciativa de los niñ@s en la resolución de problemas, el pensamiento reflexivo y la construcción de escenarios de paz.